Día mundial de la voz

La voz de tus sueños.

La primera vez que escuché mi voz en una grabación, no solo me desconocí sino que además, no me gustó lo que escuché. Recuerdo que aquella vez produjimos, junto con compañeros de clase, una radionovela que su mayor atractivo fueron los “efectos especiales”, aún recuerdo que utilizamos un balón a medio inflar. Para simular el golpe de una cabeza contra el suelo, el galope de caballo estuvo a cargo de Leonardo, que utilizó usó unas vasijas o «totumas», como se les conoce en Colombia, mientras que una radiografía emuló el sonido de la tormenta que acompañaba mi narración.

En ese momento no era ni cercana la idea de trabajar con la voz y mucho menos llegar a narrar una historia.

Finalizaba la década de los 90´s y yo cursaba el último año de educación media, si bien ese primer acercamiento a la producción de audio me gustó, no lo veía más allá de un ejercicio de clase, de todas formas sí se conectaba con lo que unos años antes. Había imaginado y convertido en mi primer sueño, ser narrador de fútbol. No sé si sea común tener el recuerdo de cuándo empezamos a soñar, pero yo sí la recuerdo, tal vez diferente a como la recuerdan muchos de mi generación.

El 5 de septiembre de 1993, luego de aquel glorioso partido que confirmó la participación de Colombia en el mundial de Estados Unidos, en el que sucedió lo que ni el más optimista de los hinchas imaginaría, nuestro equipo nacional derrotó por cinco goles a Argentina. Para esos días, el narrador de fútbol más conocido, era William Vinasco, pues era la voz oficial de la selección y recuerdo lo mucho que emocionaba su narración, para mí en especial en ese partido que gritó cinco veces y que me hizo pensar en lo mucho que transmitía con su voz. Por supuesto el ambiente era de fiesta, que se acompañaba con las repeticiones, una y otra vez de sus gritos de gol. 

Pasaron los años y luego de aquella radionovela, comencé a acercarme a la radio, participé en el inicio de la emisora de mi colegio, disfrutaba mucho cuando en los descansos podía saludar a mis compañeros al aire y recomendarles canciones que grababa de la radio en casetes y a la vez intentaba imitar en parte, lo que hacían los locutores que seguía por aquel entonces, aun así todavía no veía claro el cómo llegar a lograr mi sueño.

Un par de años después, comencé a estudiar Periodismo Deportivo, una carrera que me sorprendió al conocerla, pues no la había escuchado en todas las jornadas de búsqueda de carrera en el último grado del colegio, pero que respondía a lo que en el fondo quería.  Cursaba el tercer semestre, cuando por recomendación de un compañero a quien hoy le agradezco, me contactó con el Director de Deportes de una emisora de Bogotá, quien estaba buscando un narrador de baloncesto.

El primer encuentro, fue para ver un partido del equipo de la ciudad, Piratas de Bogotá, ese día jugaba contra el equipo Paisas de Medellín, asistimos a ver el partido y tuve mi primera entrevista de trabajo, sin estar convencido, me invitó para comenzar el siguiente día a transmitir, así, sin pruebas, sin conocerme. Ese día jugarían los mismos equipos de la noche anterior, Orlando Ortiz, el director, estaba tan nervioso como yo. A pesar de que no era mi primera vez en radio, pues hice prácticas de reportería en Radio Reloj un tiempo antes, ahora sería el protagonista, el responsable de transmitir a los oyentes las emociones del juego.

El comienzo no pudo tener más presión, recuerdo las palabras de Orlando, “hoy puede ser su debut y despedida de la radio” y a pesar de que nos enredamos al aire, nos interrumpimos, me equivoqué con los nombres y los nervios estuvieron de comienzo a fin, sacamos la transmisión adelante y a partir de allí trabajé cerca de 5 años con la Emisora Mariana de Bogotá, la misma donde comenzaron grandes locutores del país.

Adicional a los torneos de baloncesto, el cubrimiento de los juegos nacionales de 2004, donde hacía reportes de natación, voleibol, atletismo y hasta gimnasia, en esa grata experiencia cumplí mi sueño, fui narrador de fútbol.

Ya son 18 años desde que comencé formalmente a trabajar como locutor y agradezco a cada persona que se ha puesto en el camino para ayudarme a crecer, a valorar y sobre todo a compartir experiencias. Hoy, en el día internacional de la voz quise compartir esta parte de la historia, para resaltar la importancia de los sueños y por supuesto esos que tienen que ver con nuestro instrumento, la voz.

4 comentarios en “La voz de tus sueños.”

  1. Tus logros, tus sueños, son de gran incentivo para aquellos que tienen la falsa filosofía que hacer lo que nos apasiona no sirve sino hay un montón de ceros delante, sigue conquistando sueños y llega más lejos, tienes todo para hacerlo, un abrazo y bendiciones

    1. Viejo amigo, es impensable olvidarlo a parte de aprender mucho, disfruté la experiencia. Sin duda puede ser un capítulo aparte. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *